sábado, 9 de enero de 2016

Ardales (Málaga)


Ardales en Pueblos-andaluces. Visitamos la localidad malagueña de Ardales, situada en la comarca de Guadalteba, en las estribaciones de la Sierra de las Nieves y cerca de los municipios de Álora, Teba y Casarabonela. Tiene una extensión superficial de 106,5 kilómetros cuadrados
y está a 405 metros sobre el nivel del mar. Su población, según el padrón municipal del año 2014, asciende a 2.555 habitantes. Málaga, la capital de la Costa del Sol, está a 52 kilómetros de distancia. El gentilicio de los nacidos en Ardales es “ardaleño”. Ardales limita al norte con los municipios de Teba y Campillos; al este con Antequera y Álora; al sur con Carratraca y Casarabonela;  al sudoeste con El Burgo; y Cañete la Real al oeste. La orografía del terreno de Ardales está condicionada con la confluencia de las comarcas naturales de la Serranía de Ronda, la campiña de Antequera y el Valle del Guadalhorce. El punto más alto del municipio es el pico del Grajo en la Sierra de Alcaparaín al Sur, con 1239 metros de altitud. Otro elemento diferenciador de sus tierras es el embalse del Guadalhorce y el paraje natural del Desfiladero de los Gaitanes con su famoso “Camino del Rey”  que está declarado de Interés Turístico Nacional.
Historia
Los antecedentes históricos de Ardales se remontan a la prehistoria. Han aparecido diversos yacimientos arqueológicos en la Cueva de la Calinoria, también llamada de Doña Trinidad
Grund, a unos 5 kilómetros del centro del pueblo. Fue descubierta en 1821 tras el gran terremoto de Alhama de Granada que dejó la boca de acceso abierta, la cual había permanecido cerrada por la sedimentación durante más de 8.000 años. Está considerada como  una de las mejores expresiones del Arte Paleolítico andaluz y cuenta con más de medio centenar de pinturas rupestres. Se le supone una antigüedad de más de 25.000 años. Durante la época celtíbera también está confirmada la presencia humana en la ciudad de Turobriga, en las inmediaciones del Ardales actual  y que aparecía citada por el procurador romano Plinio, en  el primer siglo de nuestra era. De aquella época es la construcción del castillo en la Peña de Ardales que originaría el desarrollo del pueblo. Es a partir de la invasión árabe cuando Ardales comienza a convertirse en una antigua villa, dándosele el nombre de “Ard-Allah” en el año 716. Su proximidad a la ciudad de
Bobastro, centro de Omar Ben Hafsum en el siglo IX, provocaría un desarrollo de primer orden en la villa, formando fortaleza defensiva del Califato de Córdoba junto a los castillos de Turón, Bobastro, Teba y Álora. La toma de la villa de Ardales se produce el 24 de marzo de 1389, durante el reinado de Juan I por el caballero don Juan Ramírez de Guzmán, al que Enrique III concedió el señorío de la población. En el castillo de Ardales se firmó el pacto entre el rey Juan II y el príncipe Yusuf Ben Al Mavi en 1431, tras prolongadas guerras de frontera entre castellanos y granadinos. Finalmente tras la toma de la antigua “Sajrat Fardaris” (la peña de los pinos) en el año 1453 se inician la construcción de la iglesia aprovechando la antigua mezquita. A mediados del siglo XVI el dibujante holandés Juris Hoefnagel, discípulo de Durero, visitaría la villa y uno de sus grabados lo publicó Felipe II en el libro V del Civitatis Orbis Terrarum.

Monumentos y lugares de interés
·         Castillo de la Peña. Es una construcción de finales del siglo IX que tuvo un papel estratégico durante la revuelta de Umar Ibn-Hafsun. Es de trazado irregular, conservándose un total de 9 torres cuadradas. De la época del emirato no quedan restos visibles.

·         Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Es una construcción de mediados del siglo XV que se edificó sobre los restos de una antigua mezquita. En el año 1720 tuvo que ser rehabilitada al encontrarse bastante deteriorada, conservándose elementos mudéjares como el artesonado de madera de sus techumbres. Destaca la portada barroca y la torre de estructura cuadrangular en ladrillo que se edificó por Antonio Matías de Figueroa, a finales del siglo XVIII. En su interior consta de 3 naves separadas por gruesas columnas y capiteles rectangulares. El presbiterio es cuadrado y la bóveda ochavada de estilo barroco está separado de la nave central por un gran arco toral.  En el altar mayor están la Virgen del Rosario y la del Cristo de la Sangre, talla de 1944 que se realizó con los restos de tres imágenes anteriores a la guerra civil española.
·         Puente Romano de la Molina. Está ubicado junto al río Turón y tiene una antigüedad que se remonta a la época de Augusto, I siglo de nuestra era. Consta de 3 arcos y formaba parte de la antigua vía romana que unía la ciudad de Illuro (Álora) con Arunda (Ronda). Se sabe que originalmente poseía 5 arcos.
·         Ermita de Nuestra Señora de Villaverde. Se encuentra en las proximidades de El Chorro y
está erigida en honor a la Patrona de Ardales, Nuestra Señora de Villaverde. A lo largo de su historia ha sufrido diversas reformas, especialmente la última llevada a cabo en la década de los años setenta del siglo XX. En su entorno se celebra la tradicional romería del día 8 de septiembre para conmemorar la aparición de la Virgen en el lugar, tras la reconquista cristiana del paraje. Probablemente la ermita en sus inicios formaba parte de las iglesias extramuros de la ciudad de Bobastro.
·         Caminito del Rey. Forma parte del Desfiladero de los Gaitanes y con su reapertura en el año 2015, ha venido a completar aún más la variada oferta recreativa y de ocio que tiene Ardales en relación con los deportes en contacto con la naturaleza. El recorrido total del Caminito del Rey son 7,7 kms., de los cuales 4.8 kms. de accesos y 2,9 kms. de pasarelas. Las obras se iniciaron en 1901 y concluyeron en 1905. El camino comenzaba junto a las vías del tren de Renfe y recorría el
Desfiladero de los Gaitanes, comunicando y facilitando el paso entre ambos lados. Para inaugurar esta gran obra,  el rey Alfonso XIII se desplazó en 1921 hasta el lugar en la presa del Conde del Guadalhorce cruzando para ello el camino previamente construido. Fue a partir de este momento cuando las gentes comenzaron a denominar a aquel camino como Caminito del Rey, nombre que se mantiene en la actualidad. Con paredes de más de 300 metros de altura y con anchuras menores a 10 metros, está excavado básicamente en calizas y dolimias del Jurásico, existiendo también en la zona afloramientos rocosos del Mioceno. El aspecto morfológico más espectacular es la estratificación vertical de las calizas que el río ha ido taladrando y que ofrece un corte espectacular.
·         Convento de Capuchinos. Es una construcción del siglo XVII que conserva la antigua iglesia que fue rehabilitada en el año 2009, tras estado de abandono, y en ceremonia presidida por el obispo de Málaga D. Jesús Catalá para consagrar el nuevo altar. En su estructura destaca la
portada barroca y varias dependencias del antiguo convento de San Sebastián que se fundó en 1635. Actualmente se utiliza como despacho parroquial, sala de catequesis y una sala multimedia para la organización de eventos culturales.
·         Fortaleza de Turón. Se trata de los restos de la antigua fortaleza que se construyó en el siglo XIII y que tuvo un papel importante en la guerra de fronteras durante la reconquista católica. El punto más alto de la fortaleza se encuentra a 590 metros de altitud. Fue mandada edificar por Muhammad V en el año 1362, constaba de 2 puertas de entrada y un alcázar con torre de homenaje. Igualmente había más de 10 torreones y una segunda muralla defensiva. Fue tomada hacia 1433 por Gómez de Ribera “El Adelantado”, pasando a formar parte de la fortaleza de la Peña de Ardales. Se representa su papel histórico en el escudo de Ardales desde finales del siglo XV.

·         Ciudad de Bobastro y Basílica mozárabe. Se trata de un conjunto arqueológico medieval que está datado en el siglo IX, destacando la iglesia rupestre mozárabe que está excavada en la roca y que se encuentra junto a un convento eremítico. Se descubrió en 1869 por F.J. Somonet. La Ciudad de Bobastro fue construida por Omar Ibn Hafsún como centro de operaciones en su lucha contra el emirato de Córdoba. Todo el conjunto está reconocido como Bien de Interés Turístico Cultural. Se ubica a unos 2 kilómetros del desfiladero de los Gaitanes. Es la única basílica de origen mozárabe que se conoce de al-Ándalus.
·         Cueva de Ardales o de Doña Trinidad. Se trata de un yacimiento prehistórico con arte parietal del Paleolítico, en el que se han encontrado restos de enterramientos con más de 6.500 años de antigüedad. También han aparecido restos de hábitat y estructuras de 3.500 años antes de Cristo. El acceso está limitado a un número determinado de personas por semanas. La cueva tiene una longitud de 1577 metros y tiene dos niveles conectados entre sí. Además de las representaciones gráficas de pinturas rupestres con más de 70 ciervos y 25 caballos, también hay grabados de toros, cabras, peces y aves, cuenta con más de una veintena de restos humanos en los distintos depósitos funerarios. Igualmente han aparecido cerámicas, herramientas de sílex y hachas pulimentadas típicas del Neolítico. Los materiales arqueológicos están expuestos en el Centro de Interpretación de la Prehistoria de Guadalteba.
·         Sillón del Rey. Se encuentra en el entorno de los Tres Embalses Guadalhorce Guadalteba, siendo un conjunto de dos bancos, un sillón y una mesa todo hecho en piedra y donde el rey “Alfonso XIII” firmó la terminación de las obras del embalse Conde del Guadalhorce. Desde el sillón puedes disfrutar de las vistas del pantano y de la Casa del Conde. Los elementos tuvieron que ser recuperados de las aguas del embalse, a las que fueron arrojados durante la guerra civil española.
Gastronomía
La cocina de Ardales se basa principalmente en guisos elaborados con cabrito, cordero y el cerdo, siendo la tradicional Fiesta de la Matanza la que pone en valor los excelentes embutidos locales. En el apartado de la repostería destacan sus galletas de almendras y sus roscos. Entre los platos típicos encontramos las migas, las porras y el gazpacho. Igualmente puedes disfrutar de la “sopa cosia” que es una variante de las sopas perotas de la vecina Álora.  Tanto en el pueblo como en los alrededores tienes interesantes opciones como restaurante El Cruce, El Quiosco, El Mirador, La Herrería o la Posada del Conde. Os dejamos con nuestra recomendación TOP Restaurantes Pueblos-andaluces en Ardales: “Restaurante Juan Vera”.

Fiestas y tradiciones populares
·         Fiesta de la Matanza. Se celebra durante el segundo o tercer domingo del mes de febrero, teniendo como principal función promocionar y difundir los excelentes embutidos locales.
Durante la jornada se reparten gratuitamente muestras de todos los productos derivados del cerdo. También hay actuaciones musicales en directo, feria de artesanías y demostraciones de cómo se elaboran los embutidos.
·         San Isidro. Es una de las dos fiestas locales que hay en Ardales, celebrándose una romería en el embalse de Guadalhorce, el día 15 de mayo. Durante la jornada no falta la diversión entre comidas, bailes y alegrías. Es típico ver a los romeros acompañar a la Virgen de Villaverde y a San Isidro mostrando sus mejores galas.
·         Fiesta de Nuestra Señora de Villaverde. Es la otra fiesta local de Ardales y se celebra en torno al día 8 de septiembre. Durante varios días se organiza una feria en la que no falta la tradicional Romería a los Llanos de Belén, en el embalse del Guadalhorce. Tampoco falta el Festival de Flamenco que lleva casi 40 años de ediciones con las principales figuras del cante andaluz. 

  • Semana Santa. La Semana Santa está presente en Ardales, al igual que ocurre en la casi mayoría de Pueblos-andaluces. Además de las Cofradías de Semana Santa, están las de Gloria de San  Isidro Labrador y la de la Patrona, Nuestra Señora de Villaverde. De Pasión nos encontramos  en la actualidad con las de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza, y la del Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de los Dolores. De sus antecedentes históricos nos consta que ya en el año 1625, las Cofradías de Ardales costearon un órgano traído para la Parroquia desde Sevilla. Existía la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario que ya es citada por primera vez en 1607 de manera explícita, aunque tal como hemos apuntado ya había datos de otras genéricas anteriores en testamentos y escrituras de donaciones. De la Cofradía de la Concepción Purísima nos hablan en 1611 y de la de Nuestra Señora del Socorro en 1612. Igualmente hay referencias a las de las Ánimas Benditas del Purgatorio, la del Santísimo Sacramento y la Hermandad de Jesús Nazareno. Otras de las que hay datos entre los siglos XVII y XVIII son las de Jesús de la Columna y San Juan, San Isidro y la Hermandad Real de los Siervos de María. El primer jueves del mes de octubre de 1643 se produciría en Árdales un hecho que marcaría el proceder a partir de ese instante, como fue el Milagro del Santísimo Cristo de la Sangre, que desde 1572 se encontraba en la nave del Evangelio de la Iglesia. Desgraciadamente los terribles sucesos de la guerra civil española provocarían la desaparición total del patrimonio cofradiero de Ardales, conservándose sólamente en un primer momento la venerada imagen del Cristo de la Sangre que de manera heróica y fatídica escondió el sacristán de la Iglesia, a costa de su propia vida pero que en un nuevo asalto en 1936 haría que también se perdiera para siempre la venerada y querida imagen del Cristo milagroso de la Sangre. Según nos cuenta la tradición oral, la cabeza de la imagen actual que se tallaría más tarde sobre los restos de otra talla de un Cristo Misericordioso que había en la Iglesia es la del antiguo Cristo de la Sangre y la de María Santísima de los Dolores procede de una familia local y tiene una antigüedad desde finales del siglo XIX. Junto a las dos imágenes anteriores, también hacen estación de penitencia en la actualidad la Virgen María Santísima de la Esperanza y la de Jesús Nazareno con la cruz a cuestas, ambas realizadas en la década de los años cuarenta.

Naturaleza
La reapertura del famoso “Caminito del Rey” ha puesto en valor la variada oferta recreativa y de ocio que tiene Ardales y todo su entorno. El Desfiladero de los Gaitanes se ha convertido en un referente internacional y bajo su amparo han surgido numerosas actividades de “Turismo Activo”.  Además del espectacular “Caminito del Rey” tienes otros itinerarios como el que va desde el Chorro hasta el Desfiladero de los Gaitanes o desde Abdalajís hasta el Chorro. Sin duda, Ardales tiene mucho que ofrecerte tanto en el aspecto cultural, gastronómico y de turismo de aventuras. Para finalizar y tal como es habitual en nuestras visitas por Andalucía, os dejamos con un Vídeo de Ardales en Pueblos-andaluces. Suscríbete. Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada