sábado, 21 de mayo de 2016

Faraján (Málaga)


Faraján en Pueblos-andaluces. Visitamos la localidad malagueña de Faraján, situada en la comarca de la Serranía de Ronda. Tiene una extensión superficial 20,4 kilómetros cuadrados y está a 641 metros sobre el nivel del mar.

Su población, según el censo del año 2015, asciende a 265 habitantes. El gentilicio de sus vecinos es “farajeño”. Ronda, la capital del Tajo, está a 21 kilómetros de distancia y Málaga a 120 kilómetros, aproximadamente. La orografía de su terreno, a diferencia del resto de pueblos de la Serranía, es llana. Situado sobre la suave colina de Don Fabrique, en su entorno natural abunda la vegetación, siendo tal su belleza que hasta el mismo escritor norteamericano Hemingway nos describió Faraján como “un cisne sobre un estanque de esperanzas”. Igualmente en el término municipal destacan los altos de Jordán y del Romeral, así como los cerros de los Hoyones y de la Rosa. Faraján está situado en el margen derecho del río Genal y limita con las localidades vecinas de Alpandeire, Júzcar, Jubrique y Atajate. La estructura urbana se asemeja con la de otros pueblos de la Serranía de Ronda, destacando la blancura de sus fachadas y los tejados típicos de teja árabe. Faraján se ha convertido en un lugar idóneo para la crianza del cerdo ibérico, existiendo una empresa local familiar que se dedica a la producción de afamados jamones ibéricos y de embutidos artesanales.


Historia
Al igual que ocurre en mucho de los Pueblos-andaluces, las primeras noticias escritas que tenemos de Faraján, se remontan a la época árabe.

Su actual denominación procedería de “Farraján”, traducido como “alegre”. Por sus tierras pasaron diferentes tribus magrebís como los Magilas, Gumaras y Bahiríes, Habibies y Hawaras. Durante aquella época existían pequeñas alquerías como las de Albalaxtear, Balastar, Chúcar, Cenajen y Castillejo. Tras la toma en 1485 de la ciudad de Ronda y toda la zona de influencia, son abandonadas las pequeñas alquerías para congregarse sus vecinos en el actual Faraján como tierras de realengo de Ronda y que ofrecían mejores medidas de seguridad junto al camino real entre Ronda y Estepona. Tras la expulsión de los moriscos en el siglo XVI, tienen que llegar nuevas familias cristianas para repoblar unas tierras que prácticamente estaban despobladas. 
El 30 de octubre de 1814, el Rey Fernando Séptimo le otorga a Faraján la Carta de Real Privilegio de Villa, "en premio a la constancia, lealtad y sacrificios soportados durante la Guerra de la Independencia contra los franceses". En la misma carta se recoge el permiso para utilizar el escudo de armas de la Corona española con el emblema de "muy noble y fidelísima Villa de Faraján".


Monumento y lugares de interés
  • Iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Es una construcción de 1505 que tuvo que ser reformada a mediados del siglo XVIII y nuevamente reconstruida en el siglo XX. Es de única planta, destacando en el lateral de la Epístola una bóveda decorada con yeserías. Se sabe que la iglesia fue saqueada a finales del siglo XVI en las revueltas contras los moriscos y que el
    capitán de las tropas reales Don Álvaro de Luna se llevó los retablos del altar mayor a su pueblo de Huétor-Tájar en la provincia de Granada. Consta una placa conmemorativa a la entrada de la Iglesia, informando que en 1933, D. Antonio Federico de Sierra Ruíz, natural de Faraján y su esposa Doña Aurelia Guiara Picasso, prima hermana del genial pintor malagueño, costearon las obras de reconstrucción. En su interior hay diversas imágenes del devocionario popular andaluz, destacando entre otras las del Sagrado Corazón y la de Jesús de Medinaceli. 


  • Las Chorreras. Se trata de un paraje natural que está situado a un kilómetro, más menos del núcleo urbano. El arroyo Balastar forma dos saltos de agua espectaculares, tan imponentes que llegan a alcanzar los 50 metros de altura. En las inmediaciones también existen restos de un antiguo molino árabe.


Gastronomía
La cocina de Faraján se asemeja a la de otros pueblos de su entorno, en el Valle del
Genal. Sus recetas están basadas en la larga tradición de siglos y en la magnífica materia prima de sus tierras. 
Durante la estación primaveral abundan los guisos con hierbas aromáticas como los hinojos, tagarninas o espárragos trigueros. Para el invierno, tenemos platos más contundentes como los potajes de garbanzos y los embutidos del cerdo. Igualmente de interesantes son los dulces y postres artesanales que se preparan en el pueblo. Entre otros platos típicos nos encontramos el conejo al ajillo, el gazpacho caliente, las migas y la sopa de alcachofas. En el pueblo tienes varias opciones como bar Cristóbal y Bar Múñiz, ambos especializados en la comida casera y con una buena relación precio-calidad.

Fiestas y tradiciones populares
  • Carnavales. Al igual que en la mayoría de pueblos de su entorno, los Carnavales de Faraján, son días de fiesta. Justo antes del comienzo del tiempo religioso de Cuaresma se aprovechan unos días para dar rienda suelta a la imaginación de sus vecinos con disfraces, juegos y comparsas.
  • Semana Santa. No existen hermandades oficialmente constituidas en Faraján, por lo que la organización de las procesiones recae en la propia comunidad parroquial de Nuestra Señora del Rosario, iglesia en la que se encuentran las imágenes que hacen estación de penitencia.
    El Viernes Santo, a las 12 de la mañana tiene lugar la popular procesión de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli y la Virgen de los Dolores. Por la noche, solemne Vía Crucis con la imagen de Jesús Crucificado. A partir de las 12 de la noche, vuelve a salir de nuevo la imagen de la Virgen de los Dolores, esta vez toda vestida de riguroso luto negro y bajo la advocación de la Virgen de la Soledad. Por último, tras la Vigilia Pascual, durante la madrugada del Domingo de Resurrección sale el Niño Jesús en su procesión de la Aurora. De los antecedentes históricos tenemos pocas referencias, se sabe que la antigua imagen del Medinaceli fue quemada durante la guerra civil española. La actual, data de 1949 y se compró en Madrid. Es de escayola con manos y pies desmontables para adaptarlos a la Cruz. Sobre su cabeza lleva una caballera sintética, aunque hasta la década de los años setenta era de pelo natural. El primer viernes de marzo, es tradicional la ofrenda de las “Tres monedas al Medinaceli”: rezo popular y besapies de una venerada imagen de la Serranía de Ronda. En la Iglesia hay otras imágenes que en la actualidad no se procesionan.
  • Feria de San Sebastián. Se celebra en torno al primer fin de semana del mes de agosto. Son las fiestas patronales y están dedicadas en honor a San Sebastián.
  • La Inmaculada Concepción. Es una fiesta que desde 1814 se celebra de manera ininterrumpida en Faraján, cada 8 de diciembre. Está dedicada en honor a la Inmaculada Concepción.
Naturaleza
Tal como habéis ido podido apreciar, Faraján, nos ofrece un lugar idílico en la Serranía de Ronda, no en vano hasta el mismísimo Hemingway nos la describía como “Un cisne sobre un estanque de esperanzas”.

En su entorno tienes muchas posibilidades deportivas y de ocio en contacto con la naturaleza. Hay dos rutas de senderismo que están homologadas por la Junta de Andalucía, la primera PR-A 227 que une Faraján con Júzcar y la segunda la PR-A-228 nos lleva desde Faraján hasta Alpandeire. Igualmente tienes parajes singulares como las Huertas de Balastar, pequeñas parcelas que aún mantienen el sistema de regadío antiguo para aprovechar el caudal del arroyo Balastar que lleva sus aguas hasta el Genal. Gracias a la abundancia de sus aguas, durante todo el año se puede disfrutar de espectaculares cascadas en su cauce.

Para finalizar, nuestro recorrido por las tierras de Faraján, y tal como es habitual en nuestras visitas por Andalucía, os dejamos con un Vídeo de Pueblos-andaluces. Recuerda que si te suscribes, puedes estar al tanto de todas nuestras noticias. Gracias y saludos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada