viernes, 21 de agosto de 2015

Baños de la Encina (Jaén)

Baños de la Encina es una localidad jiennense que está en las inmediaciones de la autovía A-4
de Andalucía, a 52 kilómetros de la capital. Se encuentra a 406 metros de altitud, en las estribaciones de Sierra Morena. Tiene una extensión superficial de 392,3 kilómetros cuadrados y una población según el padrón del año 2014 de 2669 habitantes. Patronos: Nuestra Señora de la Virgen de la Encina y Nuestro Padre Jesús del Llano o Cristo de la Luz.
Historia
La existencia de asentamientos humanos en Baños de la Encina, está documentada desde la Prehistoria.  La orografía del terreno con barrancos, covachas naturales y grietas propició que desde épocas muy tempranas de la historia, sus espacios fueran utilizados como refugios de la naturaleza. Entre otros yacimientos arqueológicos, destacan el de El Tambor y el del valle del río Rumblar. Igualmente interesantes son: La Verónica que podría estar destinado a funciones de control visual de toda la cuenca; Peñalosa que parece estar ligado al control de las rutas interiores del valle; y el del Cerro de la Obra, el de mayor extensión, que ocupa la salida física de la cuenca media/alta del Rumblar, y que tendría las funciones de control de acceso y salida de esta cuenca, canalizando la distribución de productos hacia la cuenca baja. El hallazgo en Obra de los Moros de 19 placas de bronce del mismo tamaño, forma y grosor, hace pensar en una producción destinada a la distribución y al intercambio. Aparece además un segundo grupo de asentamientos, de un
tamaño inferior a una hectárea, fortificados y con carácter estratégico por el control que tienen sobre el territorio, que estarían dirigidos al control de vías interiores, minas y afloramientos metalúrgicos. Del siglo III antes de Jesucristo, volvemos a tener interesantes restos que nos confirman la importancia de Cástulo durante la época. El cambio que se produce en la segunda mitad del siglo I después de nuestra era en los sistemas de concesiones metalúrgicas, donde la mayor parte serán controladas directamente por el emperador, conlleva la aparición de recintos fortificados que van a marcar una compleja estructura del control del territorio. Algunos de estos sitios ya habían sido ocupados en etapas anteriores, como el Cortijo de Salcedo, Cuesta de los Santos o el Castillo de Baños, que forman una barrera de visibilidad, defensa y control del territorio. Otros tendrían un control directo de las explotaciones mineras colocando las torres junto a los filones, y otros controlarían las rutas interiores como los dos recintos que se localizan en la desembocadura del río Pinto.
El asentamiento de la Ermita de la Virgen de la Encinta nos arroja datos de la época romana, cuyo origen sería un pequeño asentamiento agrario del siglo I que se convertiría en un conjunto de mayor envergadura a partir del siglo II, creciendo hasta el siglo V con un abandonamiento del lugar hasta después del siglo XV.
Durante la época medieval la fortaleza califal que ordenó construir Al-Hakam en el siglo X servía de refugio a las tropas bereberes que luchaban continuamente contra los cristianos. En el siglo XI con la aparición de los reinos de taifas el castillo atraviesa momentos difíciles que
aprovecha Alfonso VII de León para una primera toma en 1147, pero nuevamente cae en manos moras en 1157. Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León llegan a recuperar el castillo en 1189, sin ser éste un éxito definitivo, pues tres días después de la Batalla de Las Navas de Tolosa (1212) la fortaleza vuelve a pasar a ser dominio musulmán. Es en 1225 cuando Fernando III de Castilla lo toma definitivamente, regalándose al Arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, y su defensa a la Orden de Santiago. Años más tarde, Baños de la Encina se integra en la jurisdicción de la ciudad de Baeza de la que dependerá hasta 1626, fecha en la que obtiene la condición de villa. Según documentación de mediados del siglo XVIII, por aquel entonces Baños de la Encina era una villa muy jerarquizada en la que tenían un papel preponderante las familias Zambrano, Rivera, Caridad Villalobos y los Molinas de Cerda, y muy especialmente la viuda doña Francisca Luisa de Molina de la cerda y Soriano que era la más rica del pueblo. La base eran principalmente jornaleros del campo que trabajaban las tierras de los primeros. En 1850 el cereal y, sobre todo, los pastos y el plantío de olivos constituyen los rasgos productivos más sobresalientes de la villa, siendo al igual que en siglos anteriores la principal problemática, la rivalidad del uso comunal para la ganadería o la agricultura. La promulgación de la Ley de Desamortización Civil de Madoz de 1855 no hizo más que hacer aún más ostensible, el problema que originaría una enajenación de todos los montes de Baños de la Encina.
Uno de los principales valores de la villa es que ha sabido conservar el rico patrimonio artístico de siglos que le dan un aspecto medieval y que hizo que todo el centro histórico de Baños de la Encina fuera reconocido en 1969 como Conjunto Histórico y Artístico.
Monumentos y lugares de interés
·         Castillo de Bury Al-Hammam. Sin duda es uno de los monumentos más emblemáticos y representativos de Baños de la Encina. Se trata de una construcción que fue mandada edificar por el califa cordobés Alhaken II y que se concluyó en el 968. Es una de las fortalezas
musulmanas que mejor se conservan en España, estando ubicada en una situación privilegiada desde la que puedes disfrutar de las vistas panorámicas del entorno. En su patio interior se contempla un aljibe dividido en dos naves separadas por pilares y cubierto por una bóveda de medio cañón. Igualmente, se observa la otra modificación de la época cristiana: la construcción de un alcazarejo mediante la creación de una muralla interior compuesta por un poderoso torreón circular, del que hoy sólo se conserva la base, y dos lienzos que unían ésta con los muros laterales, de los que hoy sólo queda parte de uno de ellos.
·         Iglesia de San Mateo. Es una construcción del último tercio del siglo XV en la que destacan los elementos góticos. Igualmente interesante es la portada labrada en piedra que se construyó en
1576 y que es de estilo manierista. La Torre campanario con base octogonal se levantó en 1596 y se asemeja a las obras del arquitecto Vandelvira. Está rematada en pináculos y en su interior acoge una pintura que está atribuida a Murillo, así como otros elementos interesantes como el coro, la urna del sagrario y la cúpula de media naranja con linterna, diseñada en 1732 por Pedro san Joseph. El retablo mayor es obra de D. Francisco Palma Burgos.
·         Ermita de Jesús del Llano. Está ubicada a las afueras de Baños de la Encina, destacando en su estructura el contraste de la sobriedad de su fachada con la luminosidad de su interior. Es de única planta y está profusamente decorada con elementos vegetales, geométricos y volutas. Igualmente interesantes son la Torre Camarín y los frescos de la bóveda con escenas del Nuevo Testamento. El camarín es del último tercio del siglo XVIII y obedece a de las líneas la escuela de Lucena-Priego, por lo que pudiera atribuirse al lucentino Pedro de Mena Gutiérrez, autor de los estucados del sagrario de San Mateo de Lucena, trazado por el sacerdote lucentino don Leonardo Antonio de Castro (1656-1745). Los ángeles y hojarascas carnosas del camarín de Baños parecen de Mena, en opinión de López Salamanca, conocedor del arte de la comarca.
·         El Molino del Santo Cristo. No existe certeza documental de la datación exacta del molino, constando información en el catastro del Marqués de Ensenada en 1752. Su denominación la
toma del paraje en el que se encuentra. Está construido sobre sillares y fue rehabilitado hace unos años. Se lo dotó de unas aspas (exclusivamente de carácter ornamental), y en su interior alberga un pequeño museo diseñado por José María Cantarero, denominado “Historias al viento”, en el que se narran la historia y evolución de los molinos de viento a lo largo de la historia desde su aparición el siglo XII. Tiene 12 metros de altura en tres niveles y 4,5 metros de diámetro.
·         Ermita de la Virgen de laEncina. Está situado a unos 4 kilómetros del centro urbano, en las inmediaciones de la antigua calzada romana que unía Iliturgi con Toledo. Según la tradición se edificó sobre una encina en la que se apareció la Virgen a un pastor. Es una construcción de finales del siglo XIII, aunque sufrió una importante ampliación y restauración en el siglo XVII. En su estructura destacan elementos pre-románicos.
·         Ermita de Jesús del Camino. Está ubicada en la Cuesta de los Santos, junto a la antigua
calzada romana que unía Toledo con Iliturgi. En su entorno se han encontrado restos arqueológicos romanos como monedas, cerámicas y vasijas, entre otros elementos.
·         Casa Consistorial. Es una construcción del siglo XVI que destaca por su sobriedad y sencillez. Igualmente interesante es el arco de medio punto con balcón y escudo real blasonado con el águila, el Toisón de Oro y los territorios del reino.



La cocina típica de Baños de la Encina, al igual que otros pueblos jiennenses se basa en la excelente materia prima de su entorno. Entre sus recetas destacan platos como el Cucharro que lleva pan con el magnífico aceite de oliva de la zona y que va acompañado de tomate, aceitunas aliñadas, habas, rábanos y bacalao. Igualmente su proximidad a Sierra Morena hace que también sean típicos los platos de caza, así como las famosas migas santeras, las gachas dulces y la sobá: una gran torta de aceite crujiente. A continuación os dejamos con un Vídeo de TOP Restaurantes Pueblos-andaluces en el Restaurante “El Olivar de Guzmanes”.


Parajes Naturales
La estratégica ubicación de Baños de la Encina en pleno Parque Natural de la Sierra de
Andújar, hace que en su entorno puedas disfrutar de numerosas rutas de senderismo y una amplia oferta recreativa y de ocio con actividades al aire libre. Entre otros espacios de interés tienes Sierra Quintana, la Finca de Selladores, el antiguo poblado minero de El Centenillo y el embalse de El Rumblar, ubicado a unos 5 kilómetros, más o menos. Os dejamos con el siguiente enlace con algunas de las rutas más populares de Baños de la Encina.
  
Fiestas y tradiciones populares
·         La Candelaria. Al igual que en otros Pueblos-andaluces, la festividad de la Purificación de la Madre de Dios, más conocida popularmente como La Candelaria se celebra el día 2 de febrero. Es habitual que los vecinos organicen hogueras, en torno a las que se reúnen para pasar momentos distendidos entre bailes, alegrías y comidas. Desde hace unos años también es habitual que en la función religiosa que se celebra en la Iglesia de San Mateo, sean presentados a la Virgen los niños que han sido bautizados en el año anterior.
·         Carnaval. En torno al comienzo del tiempo religioso de Cuaresma, los vecinos de Baños de la Encina celebran el tiempo de Carnaval. Además del famoso “Entierro de la Sardina” que suele dar por concluida el tiempo festivo, destacan los concursos de murgas, disfraces y chirigotas.
·         Semana Santa. La Semana Mayor de baños de la Encina tiene unos orígenes que se remontan en el siglo XVI, destacando los momentos emotivos de las salidas y encierros de las imágenes de la Iglesia.
La Semana Santa de Baños comienza el Viernes de Dolores con el traslado de la imagen de la Virgen de los Dolores desde la Ermita de Jesus del Llano a la Iglesia de San Mateo. Desde 2008, con la adquisición por parte de la hermandad de San Juan Evangelista, de la imagen de Jesús en la Borriquilla, se comienza por primera vez a realizar la estación de penitencia durante el Domingo de Ramos. Durante la noche del Miercoles Santo tiene lugar la procesión del Via Crucis, con la impetuosa imagen de Ntro. Padre Jesús Crucificado que es llevado a hombros por los hermanos de la Cofradía, esta procesión se viene realizando en los últimos años en los alrededores del Castillo, con la impresionante silueta del Cristo sobre las almenas de la fortaleza milenaria. Es sin duda, Jueves Santo y Viernes Santo la muestra más fervorosa de nuestra Semana Santa con la Procesión de Ntro. Padre Jesús Amarrado a la Columna, San Juan Evangelista y la Virgen de los Dolores, que se celebra por el Casco Histórico. La madrugá de Viernes Santo y despues de los Pregones y el Sermón de Jesús se celebra la Proceión de Ntro. Padre Jesús Nazareno, la Virgen de los Dolores y San Juan Evangelista, es la procesión más larga ya que recorre toda la parte alta del pueblo. El Viernes Santo a las 5 de la tarde tiene lugar el Desenclavamiento en la Iglesia de San Mateo, y a continuación la procesión del Santo Entierro, en las que hacen su
estación de Penitencia, el Crucificado, la Cruz Maria (Cruz con sudario), el Santo Entierro, San Juan y la Virgen de los Dolores, hasta hace pocos años esta procesión subia al Castillo. Hacia la medianoche del Viernes Santo la Virgen de los Dolores hace su estación de Penitencia en la conocida como la Procesión de la Soledad, en la cual se traslada a la Virgen a la Ermita de Jesús del Llano, para alli esperar el Abrazo con su Hijo el Domingo de Resurrección. El Abrazo, muestra jubilosa de la Resurrección de Cristo, se realiza el domingo por la mañana, en elque los costaleros del paso del Cristo Resucitado, que procesiona desde la Parroquia de San Mateo, al ver el paso de la Virgen, que sale desde la ermita de Jesús del llano, emprenden una veloz carrera hasta encontrarse ambos en un simbólico abrazo. Finalizada la celebración de la Resurrección de Cristo.
·         Romería de Jesús del Camino. Se celebra el primer domingo del mes de mayo, siendo habitual que todos los bañuscos se acerquen a la Ermita para celebrar una misa en honor a Jesús del Camino y que después se reúnan en los campos aledaños para compartir fiestas y alegrías.
·         Fiestas Patronales de Mayo. Se celebran en torno al segundo fin de semana del mes de mayo,
destacando la Romería de la Virgen de la Encina. Igualmente interesante es la Ofrenda Floral a la Virgen en el Santuario, así como los pasacalles y las sueltas de vaquillas. Otro momento solemne es la procesión del Patrón Jesús del Llano. En el recinto ferial se vive un ambiente festivo entre casetas, tómbolas y fuegos artificiales.
·         Fiestas Medievales. Aunque es una fiesta de reciente incorporación al calendario anual festivo, ha ido tomando cada año mayor importancia. La singularidad medieval del casco antiguo de Baños de la Encina hace que la localidad se revista como en la Edad Media y que las luchas entre moros y cristianos tomen aún mayor realismo. También destacan los teatros, cuentacuentos y mercados medievales de artesanías.
·         Fiestas del Emigrante. Se organiza en torno a la festividad de la Virgen del día 15 de agosto, teniendo como misión homenajear a todos los bañuscos que tuvieron que emigrar de sus tierras y que regresan cada año para veranear. En el programa de actos destacan las actividades deportivas, la verbena popular y la solemne Procesión de la Virgen de la Encina que es portada por todos los bañuscos que están fueran y que no pueden asistir a la Romería. Otro momento especial es el Encuentro de Migas que concentra a más de un centenar de peñas y asociaciones en la explanada del Santo Cristo.
Igualmente en el calendario de cada año, tienen una especial celebración la Fiesta de Los Esclavos y el Día de Todos los Santos que es costumbre pasarlo en grupos en los cortijos. 

Para terminar os dejamos con un Vídeo en el que se recogen una selección de imágenes de los principales monumentos y lugares de interés de Baños de la Encina. Recuerda que todas las semanas, continuamos recorriendo Andalucía. Suscríbete en Pueblos-andaluces. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada